mardi 22 mai 2007

Las aventuras de Tintin (4)

Tintín en web de la Editorial Juventud


1953 Objetivo: La Luna
http://www.sepionet.es/tintinofilia/15%20objetivo%20la%20luna.htm
A su regreso de un viaje, Tintín y Haddock se enteran de que Tornasol ha partido para Sildavia y les pide reunirse con él. Una vez llegados a su destino, una base de investigaciones atómicas escondida en el corazón de las montañas, Tornasol les informa.



Ha sido reclutado para dirigir las investigaciones sobre un cohete lunar con motor atómico, lo ha diseñado y se apresta a partir a la luna con ellos. Muy a pesar suyo, Tintín y Haddock aceptan acompañarlo. Mientras tanto, misteriosos oponentes tratan de sabotear su plan. El cohete de prueba es desviado, tiene lugar una tentativa de robo de los planos, etc., etc. A pesar de todo, el proyecto avanza y un buen día, el cohete despega en dirección a su objetivo: La Luna...
Objetivo: La Luna fue publicado en volumen en 1953, 4 años antes del lanzamiento del Sputnik, el primer satélite artificial. ¿Quién ha dicho que Hergé no fue un visionario?



1954 Aterrizaje en la Luna
http://www.sepionet.es/tintinofilia/16%20aterrizaje%20en%20la%20luna.htm
El relato continúa en el punto donde había sido dejado en Objetivo: La Luna. Luego de algunos minutos de temor en el lanzamiento, todo parece estar bien y el cohete se dirige hacia la Luna. Entre tanto, hay una sorpresa de talla mayor: los dos Hernández y Fernández se equivocaron de hora y se encuentran a bordo, lo que obliga a Tornasol a reducir la duración del viaje. El periplo se desarrolla sin demasiados problemas y el cohete se asienta sin impedimentos. Los aparatos son instalados y Tornasol se dedica a sus investigaciones. Durante una de las expediciones, Tintín se queda a bordo. En ese momento, Jorgen (alias el coronel Boris) sale de la bodega y se dispone a partir con el cohete. Tintín logra detenerlo en el último minuto. Con otro pasajero de más, el cohete despega hacia la tierra, las reservas de oxígeno están lejos de ser suficientes. Jorgen muere en un altercado y Wolff, el asistente de Tornasol, lleno de remordimientos por su complicidad con Jorgen, se sacrifica con la esperanza de salvar al resto de la tripulación. Finalmente el cohete llega a buen puerto. Esta segunda entrega de la aventura lunar fue publicada en 1954. Como lo diría Hergé, está ahí el exotismo absoluto. En los volúmenes que siguen, utilizará más el universo que ha creado, dentro de una fase "doméstica", cuyo punto culminante será Las Joyas de la Castafiore.
































































1956 El Asunto Tornasolhttp://www.sepionet.es/tintinofilia/17%20el%20asunto%20tornasol.htm
Tornasol acaba de dejar a punto una nueva y terrible arma de ultrasonidos. De viaje a Suiza para asistir a un congreso, es secuestrado por los bordurios que quieren apoderarse de su invento. Tintín y Haddock se reúnen para rescatarlo.
Cuando están a punto de liberarlo, es de nuevo secuestrado, esta vez por los espías sildavos. Su avión es interceptado y Tornasol es recapturado de nuevo por Borduria. Tintín y Haddock vuelan a Szohôd, capital de Borduria. Con la ayuda de la Castafiore, se apoderan de unos documentos del general Sponsz, jefe de la policía, lo que les permitirá liberar a Tornasol. Conseguido esto y luego de una fuga a través de la frontera, llegan de regreso a Moulinsart, donde Tornasol destruye sus planos.
Publicado en 1956, El Asunto Tornasol ve la reaparición de la rivalidad Sildavia-Borduria. Esta vez , dicha rivalidad lo que encarna es la oposición de los bloques comunista y capitalista en plena guerra fría. Este volumen es también considerado como la obra maestra técnica de Hergé.


1958 Stock de coke http://www.sepionet.es/tintinofilia/18%20stock%20de%20coque.htm
Por casualidad, Tintín y Haddock se tropiezan con el general Alcázar. Al tratar de volver a encontrarlo, descubren un misterioso tráfico de armas. Por otro lado, el emir Ben Kalish Ezab, en dificultades en su país, envía a su hijo Abdallah a Moulinsart. No pudiendo soportarlo, Tintín y Haddock deciden ir en ayuda del Emir. Lo encuentran y éste les explica la situación: Bab El Ehr está siendo financiado por el Marqués de Gorgonzola, rico armador que lo provee de armas y de aviones. Intentando salir del lugar, Tintín y Haddock naufragan y son recogidos por el navío de di Gorgonzola, quien es de hecho Rastapopoulos. Los transfieren a otro carguero, comandado por Allan. Ellos logran tomar el control y descubren que Rastapopoulos se dedica a la trata de esclavos. El navío de Rastapopoulos es a continuación acorralado, pero el delincuente logra escapar. Stock de coque aparece en volumen en 1958. A raíz de ciertas acusaciones de racismo (contra un volumen que está denunciando la esclavitud....), Hergé modificará los diálogos de los negros para que hablen como en las novelas traducidas de los americanos. Este volumen es la joya de Hergé desde el punto de vista de la reaparición de personajes. Se encuentra uno sucesivamente a Alcázar, Dawson, Bab El Ehr, Ben Kalish Ezab, Abdallah, Oliveira da Figueira, Müller, Bianca Castafiore, Rastapopoulos y Allan





1960 Tintín en el Tíbethttp://www.sepionet.es/tintinofilia/19%20tintin%20en%20el%20tibet.htm
Estando de vacaciones en los Alpes, Tintín recibe una carta de Tchang en la que éste le anuncia su próxima visita. Por la mañana, el diario anuncia el accidente, en el Himalaya, del avión en el que él venía. Seguido de este anuncio, Tintín tiene un sueño donde ve a Tchang vivo, pidiéndole auxilio. Decide partir en su búsqueda acompañado de Haddock. Es así como ellos encuentran el fuselaje, pero ni una pista de las huellas de Tchang. Tintín encuentra entonces una gruta donde él ha grabado su nombre, lo que prueba que está vivo. Luego de haber sido acogidos en un monasterio y de haber recibido la visión de un monje, llegan al lugar indicado y hallan a Tchang, que había estado bajo los cuidados del Yeti.Publicado en 1960, Tintín en el Tíbet es sin duda alguna el volumen más personal de Hergé, y es también en el que Tintín es más humano. Hergé acababa de divorciarse y de atravesar por una profunda crisis de conciencia. En particular, todos los sueños que tenía estaban en blanco. Así pues, este periodo de cuestionamiento marcó profundamente el volumen.

Aucun commentaire:

Publier un commentaire